Tag Archive: Literatura y fútbol


Autobiografía de Pelé

Pelé: memorias del mejor futbolista de todos los tiempos

 

Edson Arantes do Nascimento

 

Temas de Hoy, 349 pp.

 

El 1 de octubre de 1977, hace 30 años, el mejor futbolista de todos los tiempos –para muchos- le dijo adiós al fútbol activo. En un partido entre el Cosmos de Nueva York y el Santos de Brasil, Edson Arantes do Nascimento “Pelé” colgó los guayos y con ello se cerró una etapa brillante del fútbol mundial. Y es justo ahora cuando llega a nuestras manos su autobiografía, en una edición que viene acompañada por elocuentes fotografías que nos dan cuenta de lo que ha sido el gran Pelé.

 

Con un lenguaje sencillo, que nos hace ver que a pesar de ser el más grande, que a pesar de ser “El Rey”, Pelé siempre tuvo como principio la humildad, hacemos un recorrido por su historia, desde su nacimiento en Tres Corazones, sus primeros contactos con el fútbol gracias a su padre, su ingreso al Santos –club de sus amores-, la forma en que ayudó a que Brasil conquistara tres títulos mundiales en 1958, 1962 y 1970 –la copa del mundo donde con toda seguridad se vio el fútbol más exquisito de todos los tiempos- y por qué fue bautizado “Pelé”: Edson, a la edad de 4 años, ya soñaba con ser futbolista pero quería ser arquero y su ídolo en esa época era un golero llamado “Bilé” pero él no podía pronunciar bien su nombre y decía “quiero ser como Pelé”…de ahí su apodo.

 

Obviamente todas esas historias ya se conocen pero la ventaja es que en este libro son narradas por el mismo Pelé, cuya vida no ha sido color de rosa. Encontramos la tristeza, la angustia de ser un niño pobre, la alegría de las victorias, la incertidumbre por no poder jugar y el dolor por los malos negocios y las malas compañías que llevaron a la cárcel a su hijo Edinho.

 

Diversas anécdotas encontramos en estas páginas, como aquella del Mundial del 70, cuando unos ladrones entraron a su habitación de hotel y le robaron a Pelé las 10 camisetas que tenía destinadas para la competición; o la única vez que “El Rey” fue expulsado de un campo de juego, hecho que ocurrió en Colombia y el protagonista fue el árbitro colombiano Guillermo “Chato” Velázquez; o cuando marcó un gol de esos que él sabía hacer y el periódico O Esporte colocó una placa de bronce en el Maracaná conmemorando esa anotación, conocida como “el gol de la placa”, un tanto que seguramente inspiró a Jorge Ben Jor para componer “Filho Maravilha”, canción en la cual se narra la espectacularidad de una jugada en la que el delantero dribla a varios rivales y anota de forma similar a como lo hizo Pelé.

 

La autobiografía de Pelé es una libro que todo amante del fútbol debe tener en su colección. Y si se es amante del fútbol, es la historia de un personaje que es conocido por todo el mundo, de un verdadero personaje de “placa”.

El desván

 Cuentos de fútbol argentino
Selección y prólogo de Roberto Fontanarrosa
Alfaguara

Hace 10 años Alfaguara publicó una selección realizada por Roberto Fontanarrosa sobre fútbol argentino. En total son 18 historias que invitan al lector a meterse en la cancha donde literatura y balompié juegan de tú a tú. En este singular partido, en el que todos son titulares, podemos ver la forma en que en Argentina el fútbol ha logrado permear todas las instancias artísticas, definiendo diversos estilos llenos de jugadas maestras.

Adolfo Bioy Casares y Jorge Luis Borges se unen para dar el puntapié inicial en un particular relato en el que revelan que el fútbol no existe, que los jugadores son ficticios y los partidos son obras de teatro narradas en radio y representadas por actores para la televisión. En este punto viene un salto a la realidad, por lo menos eso me ocurrió a mi, para pensar hasta que momento el deporte del fútbol se ha convertido en una obra de teatro con tanta zancadilla y fingimiento de faltas.

De ahí en adelante las jugadas se trenzan entre diversos personajes, como el caso de un jugador que en un partido, ante los abucheos del público, convierte los goles y le hace gestos a la hinchada para que no los celebre pues él está en todo su derecho de marcarlos o no; igualmente asistimos a una fantasía grupal, un partido Brasil – Argentina en un campeonato Mundial: ante un apagón, un hombre con walkman se encarga de convertirse en el “narrador de Hamelin” y narrar un partido que lleva a la euforia a toda la ciudad, pensando que la selección albiceleste ha triunfado, cuando el resultado es contrario.

Pero, tal vez, el cuento que más me llamó la atención y que realmente me hizo erizar la piel fue el de un niño, que decide jugar a ser Frankenstein con tal de resucitar a Maradona, fallecido en accidente automolístico. Una historia en la que podemos decir que lo escrito por Alejandro Dolina en la contratapa de esta selección es cierto: “En un partido de fútbol caben infinidad de novelescos episodios”.

18 textos, 18 seleccionados por Fontanarrosa para jugar un partido inolvidable de fútbol y literatura.

 

 

Pelé: memorias del mejor futbolista de todos los tiempos
Edson Arantes do Nascimento
349 pp., Temas de Hoy.
El 1 de octubre de 1977, hace 30 años, el mejor futbolista de todos los tiempos –para muchos- le dijo adiós al fútbol activo. En un partido entre el Cosmos de Nueva York y el Santos de Brasil, Edson Arantes do Nascimento “Pelé” colgó los guayos y con ello se cerró una etapa brillante del fútbol mundial. Y es justo ahora cuando llega a nuestras manos su autobiografía, en una edición que viene acompañada por elocuentes fotografías que nos dan cuenta de lo que ha sido el gran Pelé.
Con un lenguaje sencillo, que nos hace ver que a pesar de ser el más grande, que a pesar de ser “El Rey”, Pelé siempre tuvo como principio la humildad, hacemos un recorrido por su historia, desde su nacimiento en Tres Corazones, sus primeros contactos con el fútbol gracias a su padre, su ingreso al Santos –club de sus amores-, la forma en que ayudó a que Brasil conquistara tres títulos mundiales en 1958, 1962 y 1970 –la copa del mundo donde con toda seguridad se vio el fútbol más exquisito de todos los tiempos- y por qué fue bautizado “Pelé”: Edson, a la edad de 4 años, ya soñaba con ser futbolista pero quería ser arquero y su ídolo en esa época era un golero llamado “Bilé” pero él no podía pronunciar bien su nombre y decía “quiero ser como Pelé”…de ahí su apodo.
Obviamente todas esas historias ya se conocen pero la ventaja es que en este libro son narradas por el mismo Pelé, cuya vida no ha sido color de rosa. Encontramos la tristeza, la angustia de ser un niño pobre, la alegría de las victorias, la incertidumbre por no poder jugar y el dolor por los malos negocios y las malas compañías que llevaron a la cárcel a su hijo Edinho.
Diversas anécdotas encontramos en estas páginas, como aquella del Mundial del 70, cuando unos ladrones entraron a su habitación de hotel y le robaron a Pelé las 10 camisetas que tenía destinadas para la competición; o la única vez que “El Rey” fue expulsado de un campo de juego, hecho que ocurrió en Colombia y el protagonista fue el árbitro colombiano Guillermo “Chato” Velázquez; o cuando marcó un gol de esos que él sabía hacer y el periódico O Esporte colocó una placa de bronce en el Maracaná conmemorando esa anotación, conocida como “el gol de la placa”, un tanto que seguramente inspiró a Jorge Ben Jor para componer “Filho Maravilha”, canción en la cual se narra la espectacularidad de una jugada en la que el delantero dribla a varios rivales y anota de forma similar a como lo hizo Pelé.
La autobiografía de Pelé es una libro que todo amante del fútbol debe tener en su colección. Y si se es amante del fútbol, es la historia de un personaje que es conocido por todo el mundo, de un verdadero personaje de “placa”.

Libro al fútbol

Prensa Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte. LIBRO AL FÚTBOL será la oportunidad para que los aficionados al fútbol se unan a la celebración de Bogotá Capital Mundial del Libro. El domingo seis de mayo, día del clásico Santa Fe – Millonarios, los asistentes recibirán un libro en el momento de ingresar en El Campín. Una vez se de la señal, las tribunas deberán alzar su libro para ser fotografiadas. Esta imagen será el símbolo que demostrará al mundo la pasión de la ciudad por el fútbol y la lectura.
 
Para participar en LIBRO AL FÚTBOL los aficionados deberán llegar al Estadio Nemesio Camacho El Campín a las 2:30 p.m. (tres horas antes del partido). El padre Alirio López, la voz a favor de la reconciliación y la no violencia, será quien indique el momento en el que el público ubicado en las tribunas se levantará con su libro en la mano para tomar una fotografía panorámica.
 
LIBRO AL FÚTBOL dará como resultado el símbolo de unión entre la pasión por el fútbol y la literatura, a través de un estudio fotográfico en formatos panorámico, aéreo y 360 grados -con la tecnología HELIXCAM desarrollada por el fotógrafo Carlos Hoyos- de las 40.000 personas asistentes al clásico del fútbol bogotano, que alzarán un libro en homenaje a la ciudad literaria.
 
Esta serie fotográfica será entregada oficialmente al Alcalde Mayor de Bogotá, Luis Eduardo Garzón y se emitirá al mundo como una de las grandes celebraciones de la designación de UNESCO a Bogotá, como Capital Mundial del Libro. Porque, como bien diría, Jorge Valdano, ex director técnico del Real Madrid, : “Hace un tiempo deporte y cultura parecían enfrentados, como pueden ser cuerpo y mente, ahora no parece disparatado asociar el deporte, fútbol, al mundo de la educación y la cultura».
 
 
NOTA DEL EDITOR: OJALÁ QUE LOS ESPECTADORES DEN BUEN USO AL MATERIAL QUE LES VAN A ENTREGAR . ESPERAMOS QUE LAS BARRAS BRAVAS NO VAYAN A PROTESTAR POR UN MAL RESULTADO QUEMANDO O ARROJANDO LOS LIBROS AL CAMPO DE JUEGO. POR FAVOR, ¡LÉANLOS DESPUÉS DEL PARTIDO! O DURANTE EL MISMO SI ESTÁ ABURRIDO.

MARC BASSETS (Corresponsal en Berlín)La Vanguardia, 23 de enero de 2006. Albert Camus y Vladimir Nabokov fueron guardametas. El escritor húngaro Péter Esterházy fue futbolista y su hermano Márton llegó a jugar con la selección de Hungría en el Mundial de México, en 1986. Cuando era pequeño, Javier Marías era extremo izquierdo y llevaba el dorsal número 11 como su ídolo en el Real Madrid, Gento, pero acabó decidiéndose por la literatura. Aunque no haya inspirado tanta literatura como otros deportes, el fútbol fascina desde hace tiempo a muchos escritores. Cuando faltan cinco meses para el Mundial de Alemania, y en el marco del programa cultural que acompaña al evento deportivo, autores como el propio Esterházy, el sueco Henning Mankell, la camerunesa francófona Calixthe Beyala, el británico Tim Parks y el español Marías, entre otros, se congregaron este fin de semana en Berlín para debatir sobre la relación entre dos mundos aparentemente ajenos.
 
El futbolista y el escritor
 
¿Pueden compararse el fútbol y la literatura? «Un buen partido de fútbol es una buena historia», dijo el autor de novela negra Mankell. Según Calixthe Beyala, a la que el Frankfurter Allgemeine Zeitung ha descrito como «una superestrella de la literatura en Francia y África», el escritor y el futbolista buscan ambos que su público les quiera. El espectador de un partido de fútbol, prosiguió, intenta influir en el resultado animando a su equipo; lo mismo haría el lector que reinventa una novela con cada lectura. «La literatura, como el fútbol, hace soñar. El balón es redondo como la tierra, como el vientre de la madre protectora, como el sol. Cuando un futbolista chuta al aire, parece que el balón vaya a tocar las estrellas. En la literatura también hay un deseo de tocar las estrellas, de ir más allá de la vida cotidiana», añadió Beyala. Marías, seguramente el autor español de más prestigio en Alemania, discrepó: «Cuando escribo y estoy haciendo un pasaje complicado o que yo juzgo de particular belleza, a veces tengo la sensación, quizá equivocada, de estar tocando el piano o algo que sólo he hecho en un salón: que estoy toreando…»
 
¿Cómo escribir de fútbol?
 
Tim Parks, que ha escrito sobre el fútbol italiano, fue el más pesimista al referirse a las dificultades para poner en palabras un partido de fútbol. «Lo peligroso de escribir sobre fútbol es que lo que uno escribe no es interesante, lo interesante es lo que ocurre en el campo». «Es perfectamente posible escribir de fútbol», dijo en otro momento Marías, quien evocó la «figura trágica del futbolista», un profesional que se retira a los treinta y pocos años. «El destino trágico de un jugador es que siempre será el que fue», dijo. Calixthe Beyala y el húngaro Esterházy se enzarzaron en un vivo debate sobre fútbol y lenguaje que, en realidad, refleja dos escuelas literarias opuestas. El húngaro señaló la infinidad de sinónimos que los locutores usan para designar la pelota. La africana defendía el uso de metáforas para abordar la descripción del deporte. «¿Qué metáforas ha inventado usted?», le preguntó Beyala a Esterházy. Éste respondió: «Creo que una pelota es una pelota. Si hay que decir quince veces pelota, pues se dice, y ya está».
 
Dos mundos separados
 
El sueco Per Olov Enquist recordó que es muy distinta la perspectiva del espectador -y por tanto, la del escritor- de la del entrenador o el jugador. «Desde abajo lo que se ve es un caos de piernas», dijo. Los esfuerzos de muchos escritores por aproximar el fútbol y la literatura se diluyeron en el debate final, el sábado por la noche, cuando cuatro escritores se enfrentaron a cuatro personas procedentes del mundo futbolístico: una jugadora, un árbitro, un entrenador y un ex jugador. Entonces quedó claro que deportistas y literatos hablan de cosas distintas cuando hablan de fútbol. El escritor austriaco Franzobel y Javier Marías evocaron el fútbol de antaño, cuando supuestamente había más humor en la cancha. «Con permiso -terció el árbitro Bernd Heynemann-. Ustedes no pueden juzgar porque no están en el campo. Les puedo decir que todavía hay diversión».