Tag Archive: literatura y ciclismo


cyclngCycling’s Strangest Tales: Extraordinary But True Stories
Iain Spragg
Portico, 2014, 171 pp.
El mundo está lleno de historias extrañas y la bicicleta hace parte de ellas. Desde su misma concepción como medio de transporte, las narraciones extraordinarias en las que este vehículo es protagonista son incontables. Iain Spragg propone ochenta historias verdaderas, tanto que a veces cuesta creerlas, que recorren un periodo de 200 años y que reúnen a ciclistas aficionados y profesionales en aventuras que muestran a la amada bici en todo tipo de terreno. El polo sur, el fondo de un río y el espacio no fueron impedimento para que un ciclista llegara hasta allá.
Bicicletas grandes, medianas y pequeñas; pesadas y livianas; de carbono, aluminio, madera o cartón; conducidas por médicos, profesores, locos y hasta ladrones, todas hacen parte de estas narraciones muy entretenidas que hacen ver que la locura por la bicicleta es una sensación vivida por personas con la cabeza bien puesta.

9781623361310_p0_v2_s260x420The History Of Cycling In Fifty Bikes
Tom Ambrose
Rodale Books, 2013
Desde el velocípedo hasta la Pinarello, las bicicletas que han cambiado el mundo. Así se presenta este libro que nos muestra los desarrollos que ha tenido un invento que tan solo tiene 200 años y cómo ha sido elemento de transformación en diferentes maneras, como por ejemplo la democratización del transporte, permitiendo que el común de la gente viajara a velocidades razonables sin necesidad de caballo. Ayudó a acercar distancias entre el campo y la ciudad, a la vez que permitió disfrutar de los beneficios de visitar el campo. La bicicleta desafió las convenciones sociales, garantizando a las mujeres una forma de encontrar libertad o jugando papel importante en las diferentes guerras. En la actualidad, a pesar de la prevalencia del automóvil, la bicicleta cobra importancia, aumentando considerablemente el número de bicis en las calles años tras año.
Las bicicletas vienen en todos los modelos y tamaños y la historia del ciclismo va de la mano con la innovación en el diseño. Desde la primera máquina con pedales hasta las BMX y las bicicletas eléctricas, la creación de de nuevos tipos de bicis continúa sorprendiendo y deleitando en igual medida.
Este libro cuenta la historia del ciclismo a través de cincuenta máquinas que se han convertido en iconos, acogiendo por completo la evolución de las bicicletas, desde las primeras construidas en madera hasta las súper bicis de fibra de carbono y los diseños que se verán en el futuro. Como retrospectiva y visión futurista, esta publicación es un homenaje a todo lo que hace importante a uno de los inventos más grandes de la historia.

The Lost Cyclist (El ciclista perdido)
David H. Herlihy
Houghton Mifflin Harcourt, 2010, 313 pp.
Aventureros ha habido muchos en la historia. A pie, a caballo, en carro y por supuesto en bicicleta. Este libro nos cuenta la historia de Frank Lenz, un ciclista estadounidense que a finales del siglo XIX decidió intentar dar la vuelta al mundo en bicicleta, saliendo desde Estados Unidos rumbo a Japón, China, y así llegar a Europa y completar luego el giro.
Para obtener algo de recursos y financiar su viaje, Lenz envía crónica a un semanario. Sin embargo, la correspondencia se interrumpe y luego de un par de meses sin recibir noticias, los editores de la publicación empiezan a sospechar que algo le ha ocurrido al aventurero ciclista.
En una investigación histórica, pasando por documentos de la época, cartas, fotografías, las crónicas de Lenz y otros elementos de valor, Herlihy reconstruye lo ocurrido a Frank Lenz y el desarrollo de una fallida búsqueda del ciclista, por parte de otro aventurero en dos ruedas, en territorio de Turquía en una época en que se ve enfrentada a la lucha racial entre kurdos y armenios.
“El ciclista perdido” a la vez que es un relato aventurero, es también un retrato de la manera en que se vivía el ciclismo en 1880, con la llegada de lo que en esa época se conocía como la bicicleta segura, con las dos ruedas del mismo tamaño y la aparición también de las cubiertas de caucho y los neumáticos, que brindaron comodidad a los viajes por las carreteras de ese entonces, destapadas en su totalidad.
Igualmente sirve para traer a esta época a un tenaz aventurero, cuyos restos nunca aparecieron, y que se había ido al olvido con la muerte de aquellos que lo habían conocido. Ahora su recuerdo está en estas páginas.

Diarios de bicicleta
David Byrne
Editorial Sexto Piso, 2011, 339 pp.
Conocía a David Byrne por razones musicales. La primera, por su banda Talking Heads; la segunda, por su sello discográfico Luaka Bop, en el que han participado algunas agrupaciones colombianas. Ahora lo hago más cercano gracias al apego que tiene este artista por las bicicletas, cuya funcionalidad y utilidad como medio de transporte para lograr ciudades más amables y sostenibles se ha encargado de divulgar.
En este libro realmente sentimos la bicicleta como un vehículo. Leemos las descripciones que Byrne hace de ciudades como Buenos Aires, Nueva York, San Francisco o Sidney y, de inmediato, es posible imaginarlo montado sobre su bici, transitando por las calles de esas urbes que poco a poco se han ido abriendo a permitir que los ciclistas usen sus vías para transportarse.
Los relatos de Byrne se convierten en una base importante, no solo para conocer sitios determinados sino también para comenzar a formar una cultura de la bicicleta. Este libro se convierte en una buena guía temática pero también en la forma de mostrar cómo la bicicleta es una alternativa viable para transportarse, algo que todavía falta en Colombia, país en el que se tiene mucha cultura ciclista a nivel deportivo pero al que le falta meterse mucho más a fondo en ver al ciclismo como un estilo de vida.
Alguna vez leí en un libro que ser ciclista iba mucho más allá del simple hecho de montar en bicicleta, que ser ciclista era involucrar a la bicicleta en todo lo que a uno le rodea. Pienso ahora que esa es la esencia del libro de Byrne, para quien la bicicleta se convirtió en una extensión de su vida, así como en su momento lo fueron la música y el arte, permitiendo que juntos rueden en un halo vital mucho más sostenible.

El ciclista
Tim Krabbé
Los Libros del Lince, 2010, 153 pp.

Soy apasionado del ciclismo, no niego que es mi deporte favorito, y desde que encontré un vínculo entre las bicicletas y la literatura, siempre que halló alguna novela, crónicas, colección de cuentos o ensayos sobre ciclismo no dudo en hacer la compra.
Eso ocurrió con esta novela escrita por el holandés Tim Krabbé, quien no solo se ha dedicado a la literatura sino que fue ciclista aficionado parte de su vida, participando en diversas carreras de su categoría. Lo que nos trae Krabbé en esta obra es el relato de una de esas competencias, el Tour del Mont Aiguval, desde el punto de vista de uno de sus participantes, él mismo, quien hizo parte del grueso de ciclistas que estuvo en carrera el 26 de junio de 1977.
A través de las 153 páginas vivimos cada uno de los 153 kilómetros de la competencia, desde su preparación, el alistamiento de las bicicletas y los ciclistas, el calentamiento, la salida y todo lo que viene después, el transcurso en el lote, las escapadas, los premios de montaña, los descensos y el esperado final.
“El ciclista” es una narración que destila el ambiente del ciclismo, hay emoción, hay sudor, hay fatiga y mucho sufrimiento, la imagen que tal vez está más ligada con este deporte, no solo por las caídas sino por ese agotador esfuerzo que se hace en cada pedalazo, el cual ha llevado tanto a la dulzura de la victoria como a la amargura de la muerte.
Krabbé va combinando cada hecho de la carrera con cada pensamiento, con un recuerdo, convirtiéndose las páginas del libro casi en un manual de filosofía del ciclismo. El autor logra mantener un ritmo constante en la narración, la cual va de la mano de los acontecimientos deportivos, logrando que la novela pueda ser leída en una sentada, sin interrupciones, como ocurre con una prueba ciclista de un día de duración.
“”El ciclista” de Tim Krabbé es una obra apasionante, un magnífico relato que consigue aumentar el amor por el ciclismo o, por lo menos, logra que uno le empiece a seguir la rueda, ya que es una de las obras más reales que haya producido la literatura girando en torno a este deporte.