Tag Archive: Casa de Moneda


Las monedas de los leprosos

(Prensa BLAA) A partir hoy se exhiben las monedas con las que pagaban los leprosos en Colombia, y que circularon entre los años de 1901 y 1928. La exposición se podrá visitar gratuitamente en el segundo piso de la Casa de Moneda del Banco de la República.

A comienzos del siglo XX Colombia era uno de los países con mayor porcentaje de lepra en el mundo. Esa enfermedad que aparece constantemente en la Biblia, que nació en la India y que Carlo Magno llevó a Grecia y África, entró a Colombia por Cartagena de Indias y se fue diseminando por el país. Quince naciones, entre ellas Colombia, tomaron la decisión de emitir una serie de monedas para los leprosos. Estas monedas, que han estado fuera de circulación desde hace ochenta años, se podrán ver en esta exposición que da cuenta de un pedazo de nuestra historia que pocos conocen.

Las primeras monedas circularon en el año 1901. La imagen escogida para distinguirlas era de la Cruz de la Orden de San Lázaro de Jerusalén, una cruz octogonal de color verde, también denominada cruz templaria o de las ocho beatitudes. En esa época se creía, erradamente, que las monedas podían transmitir esta enfermedad que se ha presentado en prácticamente todos los países del mundo y que hoy en día se concentra en un 70 por ciento en la India.

En la exposición se podrán ver desde la primera serie hasta la última, la de 1928. Las primeras monedas tenías las siguientes denominaciones: 0,025 pesos, 0,05 pesos, 0,10 pesos, 0,20 pesos y 0,50 pesos. La serie de 1921 constaba de monedas de 1, 2 y 5 centavos. La acuñación de esta serie se hizo por un total de cien mil pesos, mientras que la de la última se realizó por un valor de entre los 25 mil y los 50 mil pesos. Las monedas recibieron el despectivo nombre de coscojas, que quiere decir poca cosa.

Fueron casi treinta años en los que las monedas circularon por las manos de los enfermos, quienes además debían vestir un atuendo que los distinguiera como leprosos. La lepra, conocida médicamente como Bacilo de Hansen, es una enfermedad de la que se tienen referencias antiquísimas: los leprosos curados por Jesús en la Biblia o la historia del devoto padre Damian de Veuster, que vivió con enfermos de lepra en la famosa isla-leprosario de Molokai y quien murió de este mal. En Colombia se recuerda el leprosario de Agua de Dios, lugar en el que vivió por largo tiempo el gran músico colombiano Luis A. Calvo.

Información general: “La moneda de los lazaretos: Acuñación para circulación exclusiva entre los leprosos”. Del 24 de octubre al 14 de enero de 2008. Curador: Andrés Yepes Pérez. Banco de la República, Casa de Moneda, segundo piso. Calle 11 # 4-93. Teléfono: 3431212. Página Web: www.lablaa.org. Entrada gratuita.

Verdad y metáfora


(Prensa BLAA) Mucho ha cambiado el arte del autorretrato desde la época de Alberto Durero, en el siglo XV. Hoy los artistas, como el cubano Félix González Torres (1957-1996), quien creó un ‘autorretrato textual’ escribiendo frases sobre su vida en las paredes de la galería Serpentine de Londres en 1993, han encontrado diferentes expresiones para representar su propia imagen.
Esa evolución es evidente en la exposición Verdad y metáfora: autorretratos en la colección de arte del Banco de la República, que se inaugura el 25 de octubre y estará abierta al público hasta el 23 de abril de 2007 en la Casa de Moneda.
Verdad y metáfora permite pensar en la reflexión del artista como individuo, en sus conocimientos, su creatividad y la huella de su personalidad en su obra, a través de piezas colombianas que hacen parte de la colección permanente del Banco de la República.
La exposición incluye muchos temas: el autorretrato más antiguo es del pintor decimonónico Ramón Torres Méndez y el más contemporáneo, el video Narcisos que el caleño Óscar Muñoz hiciera en 2001. En este conocido y premiado trabajo, Muñoz hace evidentes los niveles de creatividad a los cuales se puede llegar en este género: en él su mano pinta constantemente su rostro con un pincel mojado con agua sobre el cemento. El sol lo hace desvanecerse a cada pincelada. Una bella reflexión sobre lo efímero de la condición humana.
También hay piezas de Luis Caballero –que evidencian el sentido que tenía el cuerpo en la obra de este maestro de la anatomía y el erotismo– e imágenes de Fídolo González Camargo, Pedro Nel Gómez y Andrés de Santamaría (importantes artistas de comienzos del siglo XX), representados de manera muy formal dos con atuendos de paño, saco y corbata.
Hay otros, como David Manzur, que ‘se pintaron pintando’. Hay fotografías de la artista cubana Martha María Pérez (1959-2002) que muestran diferentes partes de su cuerpo mientras estaba embarazada, sin retratar su rostro, haciendo alusión a lo que significa la amternidad como experiencia del cuerpo. Así mismo, el público podrá encontrar el conocido autorretrato púrpura naif de la colombiana Sofía Urrutia (1912-2002) y varios presuntos autorretratos como Retrato de mujer, de María Villa (1909-1991) y un Cristo de Juan Antonio Roda (1921-2003).