Category: TEATRO


Del 6 al 12 de octubre próximos, Madrid, Santa Cruz de Tenerife y Bogotá vivirán simultáneamente este festival cultural con más de 60 invitados de diferentes disciplinas como literatura, cine, artes plásticas, arte dramático, danza, música y gastronomía.

Dentro de los eventos del festival, el público podrá participar en mesas redondas, conversatorios, clases magistrales y encuentros étnicos, así como también galas de poesía, presentaciones de teatro, ciclos de cine, conciertos y exposiciones, entre otros.

Conozca toda la información de VivAmérica Festival 2008 en su página oficial: http://www.vivamerica.com/

(Prensa Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte) El próximo domingo 8 de junio vuelve el público a la Media Torta. A partir de las 10 a.m., habrá un espectáculo de lanzamiento como preámbulo del Gran Evento de celebración de los 70 años del Centro Cultural la Media Torta. Los bogotanos podrán disfrutar de la música interpretada por la Orquesta de la Armada Nacional, una muestra de la cultura mexicana con el Mariachi los Potrillos y la presentación de sus bailes tradicionales.

La nueva programación en la Media Torta, a partir del 8 de junio, busca convertir en epicentro de encuentros populares de cultura este espacio que durante 70 años ha brillado con luz propia, con la presentación de lo mejor de los artistas nacionales y extranjeros.

Por tal motivo, la Secretaría de Cultura y la Orquesta Filarmónica de Bogotá, entidad encargada que administrar ahora este escenario, han puesto en marcha un ambicioso proyecto que involucra a los sectores de la Danza, la Música, el Cine y el Arte Dramático para alegrar los fines de semana en la Media Torta.

Los días viernes en las noches, por ejemplo, estarán dedicados al cine con programación especial y cineforos que permitan el acercamiento por parte del público al cine y sus tendencias, con el apoyo de la Cinemateca Distrital a través de la Fundación Gilberto Alzate Avendaño, que han diseñado una programación dirigida a todos los públicos en los fines de semana..

Los sábados en las tardes, la programación correrá por cuenta de los encantadores de la palabra: los cuenteros que harán las delicias del público con sus exageraciones, mentiras y humor negro. Los acompañarán saltimbanquis, titiriteros, teatreros y todos los que ensueñan con la palabra.

Los domingos, desde el mediodía y como es tradicional, el espectáculo será para toda la familia y se tratará de integrar la música de todos los tiempos con la danza. Se verán subir arrieros con sus tiples y sus bambucos; carrangueros que arrastran con su música desde ‘la tierrita’, el sonido inconfundible de la caja, el acordeón y la raspa del vallenato, la alegría fiestera de las cumbias, merengues y mapalés de nuestra costa Atlántica. Se verán polleras agitarse al aire al sonido de las gaitas y tambores; los bailes típicos del inmenso mar verde que es la llanura colombiana y el olor a chontaduro que vienen con el berejú de la costa pacífica.

La fiesta de los 70 años de la Media Torta será el sábado 26 de julio con una gran programación artística musical, lo mejor de la danza y un gran espectáculo de luces y colores que será inolvidable.

De esta manera desde el 8 de junio Bogotá se rendirá nuevamente a los pies de ese santuario que queda en las faldas de sus cerros tutelares: El Centro Cultural de la Media Torta.

Más información: www.mediatorta.gov.co

(Ministerio de Cultura) Heredero de una historia de más de dos siglos, el Teatro de Cristóbal Colón permanece como una de las edificaciones más significativas del Patrimonio Histórico y Cultural de la Nación.

 

Sin embargo, este emblemático escenario del siglo XIX necesita entrar en un proceso de restauración y actualización que no sólo le permita conservar por muchos años más su arquitectura, sino que lo ponga a tono con las especificaciones físicas, técnicas y tecnologías que deben tener este tipo de escenarios.

 

Por este motivo, el Ministerio de Cultura iniciará a partir del mes de abril el proceso de recuperación del Teatro de Cristóbal Colón, que con una inversión cercana a los 10.000 mil millones de pesos, finalizará en el segundo semestre de 2010, año en el que abrirá nuevamente sus puertas al público para convertirse en uno de los escenarios representativos del Bicentenario de las Independencias.

 

Constanza Paucart, directora (e) del área de Patrimonio, dijo que “en 2004 el Ministerio de Cultura contrató un estudio previo que estableció que el edificio presenta deterioros, principalmente en las instalaciones eléctricas, hidráulicas, de acabados y cubierta. Pero lo más importante es que debe adecuarse a las normas del código colombiano de edificaciones sismoresistentes.

 

A raíz de esos estudios se evidenció la necesidad de complementar los estudios técnicos e iniciar un proceso de intervención que contemplara, entre otros, un reforzamiento estructural, intervención de la cubierta, humedades y del plafond; restauración de carpintería, fachada, pintura mural y bienes muebles, y la actualización de instalaciones eléctricas, hidráulicas, sanitarias e iluminación. El Colón también presenta algunos problemas de accesibilidad y seguridad, que serán resueltos en esta profunda restauración.

 

“La renovación del Teatro Colón se convertirá en un símbolo para el país durante la conmemoración del Bicentenario, ya que alberga en sí mismo el mensaje que queremos transmitir durante ese año: Colombia, una historia con futuro. En 2010 el Ministerio de Cultura le entregará al país un teatro totalmente renovado y acorde con las necesidades de la escena y la música del Siglo XXI”, aseguró la ministra de Cultura, Paula Marcela Moreno Zapata.

 

Precisamente, para estar acorde con los retos del nuevo siglo y las políticas culturales de la Nación, se articularán las obras civiles y de restauración con un proceso de reflexión que permitirá redefinir la vocación del teatro. De esta manera, se adecuará su organización administrativa, en aras de entregar una entidad productiva e incluyente, abierta a la diversidad y creatividad para todos los colombianos.

 

“El Colón es un escenario emblemático para los Colombianos, no sólo por su valor arquitectónico y patrimonial, sino porque ha sido testigo de excepción de la historia cultural del país y ha demostrado ser un motor activo y vigoroso para las artes. Por ese motivo tendremos exposiciones temporales relacionadas con la historia del teatro, las artes escénicas y musicales e información permanente sobre el proceso de restauración. Nuestra intención con estas actividades es mantener activo el teatro durante el cierre”, aseguró Clarisa Ruiz, directora de Artes del Ministerio de Cultura.

 

Datos de interés

 

* La restauración y readecuación del Colón se enmarca dentro del proyecto de restauración y mantenimiento de Bienes de Interés Cultural de la dirección de Patrimonio del Ministerio de Cultura y dentro del Plan para las Artes 2006-2010, que busca valorizar las manifestaciones y la infraestructura artística en el país. De igual manera hace parte de los trabajos de recuperación del Centro Histórico de la Capital de la República.

 

* La Embajada del Japón donará parte de los nuevos equipos tecnológicos que modernizarán el sonido y la iluminación del Teatro.

 

* Gracias al apoyo del Gobierno Italiano, el reconocido arquitecto Ruggero Martines, director general de Bienes Culturales de la región de Puglia, prestará su asesoría al proyecto de restauración y modernización del Teatro Colón. Este experto ha trabajado en la restauración de varios teatros italianos.

 

* Los espectáculos de Opera y Zarzuela que durante años se desarrollan en el teatro Colón se presentarán temporalmente en otros escenarios, como el nuevo teatro de Bellas Artes de CAFAM.

 

* El proceso de restauración fue adjudicado a la Unión Temporal T.C, que participó, junto con el Consorcio Restaurar 5 y el Consorcio Ingesa Cultura, en el proceso de licitación. La interventoría del proyecto estará a cargo del Consorcio Intercol.

 

Un poco de su historia

 

“…Anoche tuvo lugar en Palacio una reunión animada, con el fin exclusivo de acordar las bases para la edificación de un teatro. Si acaso me alejo un poco de la política, para entregarme a asuntos meramente artísticos lo hago inspirado por el amor que siento por el teatro, ya que él hará olvidar un poco nuestra situación angustiosa y contribuirá al fomento del teatro colombiano.” Así escribió en agosto de 1885 el entonces Presidente de la República, Rafael Nuñez, cuando decidió dotar a la capital con un teatro de envergadura para convertirlo posteriormente en el centro cultural de la ciudad.

 

Las obras fueron confiadas al arquitecto italiano Pietro Cantini, que para entonces trabajaba en la construcción del Capitolio Nacional. Participaron también artistas de renombre, como el escultor César Sighinolfi, y el ornamentadorm Luigi Ramelli. Pintores como Filipo Masteralli y Giusepe Menarini, además del tramoyista Giorgio Tofaloni. Su arquitectura responde a la tipología italiana de teatros en forma de herradura, propia del siglo XIX y típica de la arquitectura neoclásica.

 

El teatro, que en un principio se llamaría Teatro Nacional, mediante Ley l25 del 6 de octubre de 1892, y con motivo del cuarto centenario del descubrimiento de América, recibió el nombre de Teatro de Cristóbal Colón. Fue inaugurado el 26 de octubre de 1892 con el estreno de la Ópera “Hernani” de Verdi.

 

Situado en pleno centro histórico de la ciudad, el Teatro Colón, considerado una joya artística por su riqueza arquitectónica, histórica y cultural, fue declarado Monumento Nacional, hoy Bien de Interés Cultural de Carácter Nacional, mediante Decreto 1584 del 11 de agosto de 1975.

 

Su actividad a través de cien años y los eventos que se desarrollaron en los dos escenarios que lo antecedieron, suman doscientos años de historia cultural, política y social del país y reúnen una serie de hechos curiosos y anécdotas que forman parte del acervo histórico colombiano.

(Ministerio de Cultura) Este viernes 28 de marzo la Ministra de Cultura, Paula Marcela Moreno Zapata, impondrá la Medalla al Mérito Cultural al director de teatro Omar Porras, en reconocimiento a su trayectoria y contribución al desarrollo cultural del país.

 

El evento de condecoración, que se llevará a cabo a las 5:00 p.m., en el Foyer del Teatro Colón, contará con la presencia de Fanny Mickey, el Embajador de Suiza, Thomas Kupfer y el agregado cultural de la Embajada de Francia, Philippe Valeri, entre otras personalidades de la cultura.

 

Según la ministra de Cultura, Paula Marcela Moreno Zapata, “Omar Porras es merecedor de esta distinción porque ha contribuido con su presencia en Ginebra a darle visibilidad a Colombia en la escena internacional, a través de la vibración más intensa de nuestra cultura”.

 

De igual manera, Porras ha contribuido a estrechar los vínculos entre las naciones de Colombia y Suiza, que se han acercado gracias al valioso aporte de este gran director a las artes escénicas en ambos países.

 

Carlos Alberto Pinzón, director de Artes escénicas del Ministerio de Cultura, dijo que “a través de esta distinción se está reconociendo el trabajo que viene realizando Porras hace más de una década en Suiza y que le ha merecido el reconocimiento como uno de los directores más destacados a nivel mundial en la actualidad».

 

Sobre su vida

 

Omar Porras nació en Bogotá en 1963. Su primera presentación fue un auto sacramental en 1975 en el colegio de los padres escolapios del barrio Rionegro en Bogotá. Fue monaguillo y sacristán en su barrio y puso en escena una misa completa que conmovió a los asistentes.

 

A los 14 años creó su propio grupo de animación de fiestas infantiles. En ese entonces, Porras caracterizaba al payaso. Prestó servicio militar voluntariamente, fue atleta, trabajó en una agencia de viajes y finalmente, tras la hipoteca de su casa, consiguió dinero para viajar a Europa.

 

Llegó a Paris a los 20 años, hizo cursos teatrales en la universidad de La Sorbona, trabajó como albañil y logró inscribirse en un curso de mímica en la escuela de Marcel Marceau, donde sus conocimientos le permitieron montar un pequeño espectáculo de marionetas que representaba en el metro de París. Así logro mantenerse por un tiempo en esta ciudad y tomar uno que otro curso en diferentes lugares de Europa.

 

Tras seis años de formación, decidió que lo suyo era definitivamente la actuación. En 1987 trabajó en el Teatro de L´Epée de Bois. En esa época conoció a Cieslak, el actor fetiche de Grotowsky, quien lo animó a pasar una temporada bajo la dirección del gran polaco en el Work Center de Pontedera, en Italia. Allí pasó algún tiempo con el maestro.

 

En 1989 llegó a Ginebra (Suiza), donde descubrió un viejo taller abandonado y decidió fundar una compañía con algunos compañeros. Fue así como en 1990 nació el Teatro Malandro, un espacio que, bajo su dirección, fue poco a poco convirtiéndose en un referente para todo tipo de presentaciones artísticas, a tal punto que el gobierno de Suiza les ofreció su apoyo.

 

El primer trabajo patrocinado por el gobierno helvético fue La Trágica historia del doctor Fausto, un éxito total que le valió al teatro ser reconocido como un centro cultural de gran importancia para la ciudad. En 1993, con la obra La visita de la anciana, ganaron el Premio al mejor espectáculo en Suiza. El Teatro Malandro siguió creciendo y con la presentación de Bodas de Sangre, de García Lorca en 1997, y posteriormente Las Bacantes y ¡Ay Quijote!, se constituyó en el gran centro de creación artística, de entrenamiento e investigación que es hoy en día.

 

El 12 de diciembre de 2007 Omar Porras fue homenajeado en el Gran Teatro de Ginebra por el Gobierno colombiano y los más altos funcionarios y personalidades de la ciudad de Ginebra, quienes se unieron para entregarle al fundador y director del Teatro Malandro la Medalla de Oficial de la Orden Nacional del Mérito.

 

En dicho evento se evidenció el sello personal de Porras y su teatro Malandro en la adaptación de las grandes obras del teatro clásico que, en algunas ocasiones han sido impregnadas por distintas expresiones de la cultura colombiana y latinoamericana.

 

Durante el pasado Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá, Porras presentó la obra Maestro Puntilla y su criado Matti en el Teatro Colón.

 

(Museo de Antioquia) Con el fin de estimular los argumentos, ampliar el debate y avanzar en la tarea de fortalecer en Colombia el arte de la crítica como un hábito sano y necesario para la actividad cultural, el Museo de Antioquia y la Embajada de España realizarán el 1 y 2 de abril próximos en Seminario “Miradas. Prácticas artísticas contemporáneas” y el panel, “Medios y crítica”

 

El seminario está dirigido a periodistas, gestores culturales, artistas y a quienes quieran cualificar su mirada sobre la producción artística en general y las prácticas contemporáneas, en particular. Para ello, el seminario contará con la presencia de tres críticos e investigadores expertos en el área, los españoles Laura Revuelta Sanjurjo, Alberto Ruiz de Samaniego y Fernando Castro, quienes ejercen el arte de la crítica desde diferentes medios y múltiples perspectivas.

 

Laura Revuelta es Jefe de la sección de Arte del ABCD las Artes y las Letras (suplemento cultural del diario ABC), publicación de referencia en España y en los países de lengua hispana. También ha colaborado con artículos en otras publicaciones especializadas en temas culturales y artísticos como Revista de Occidente, Lápiz y Exit. Ha impartido varias conferencias sobre el estado de la crítica en España y sobre el mercado del arte contemporáneo en las Universidades de Cantabria, y de Alicante, en el Museos de Arte Contemporáneo de Castilla y León (MUSAC) y en el CAC Málaga. Ahora mismo tiene en preparación el libro Imágenes del drama donde reflexiona sobre la recreación estética del Barroco, de sus modos y modas, en buena parte de la fotografía contemporánea.

 

Alberto Ruiz de Samaniego es filósofo, profesor de estética en la Universidad de Vigo y crítico de arte. Más ligado al mundo académico que al de los comisariados internacionales, más profesoral y especulativo que comunicador pragmático.

Redactor jefe de la revista Creación durante los años 90, ha realizado críticas de arte en Revista Lápiz, Arte y Parte, Revista de Occidente y Exit, entre otras. En la actualidad realiza este trabajo para el ABC Cultural. Obtuvo el Premio Espais a la crítica de arte que concede la Fundación Espais de Arte Contemporáneo. Ha llevado a cabo colaboraciones para la Bienal de Arte de Pontevedra, 1998, el Pabellón de España en Expo 2000 de Hannover, PhotoBienal de Lisboa, 2005 y Bienal de Sevilla en 2006.

 

Ha comisariado exposiciones monográficas de los artistas Antón Lamazares y Manuel Vilariño, así como distintas exposiciones colectivas entre las que destacan: La isla futura: arte joven cubano; Arte y nihilismo y 5000 años de arte moderno.

 

Fernando Castro Flórez es profesor de estética y teoría de las Artes de la Universidad Autónoma de Madrid, crítico de arte y comisario de exposiciones. Entre sus libros destacan Elogio de la pereza, El texto íntimo, Nostalgias del trapero y Escaramuzas (El arte en el tiempo de la demolición)

 

Fernando Castro cuenta con un club de fans oficial en la web denominado Quiero ser Fernando Castro, donde se puede acceder a “La conferencia más larga de la historia (del arte)” o a detalles de su comisariado en el Círculo de Bellas Artes de Madrid de la muestra POR (NO) PULSION, donde se proyectó, entre otras obras, la película de Bernardí Roig Leidy B., además de performances que unían arte y sexo en show en vivo.

 

Amigo personal del filósofo Félix Duque y del poeta y pensador infatigable Juan Barja, con los que codirige la exquisita revista de pensamiento y estética Sileno, además de escribir periódicamente en el suplemento cultural del ABC, y en las de arte Cimal y La ruta del sentido.

 

Además del Seminario, Miradas integra un panel en el Paraninfo de la Universidad de Antioquia, que buscará reflexionar sobre el papel de los medios frente a la crítica y sus retos. Dicho panel estará moderado por la directora de la Revista Arcadia, Marianne Ponsford. El seminario abrió las inscripciones con un costo de $40.000 para todos los públicos y el panel tendrá entrada libre.

 

Mayores informes e inscripciones

 

Dirección de cultura

Museo de Antioquia

(4) 251 36 36 Ext. 154