El rumor de la montaña
Yasunari Kawabata
Austral, 2010, 315 pp.
Esta es mi primera aproximación a la obra de este escritor japonés, premio Nobel de Literatura en 1968, y creo que no será la última pues su manera de escribir es muy sencilla, abordando problemas de su cotidianidad de una forma muy natural, sin llenarse de complicaciones y permitiendo que el lector disfrute de una narración tranquila.
En esta obra tenemos a la familia de Shingo, un anciano empresario que desde su sabiduría busca encontrar soluciones a los problemas de sus dos hijos, Shuichi y Fusako, quienes atraviesan situaciones que están poniendo en riesgo sus matrimonios.
Shuichi tiene una amante que está embarazada, mientras que Kikuko su esposa, decidió abortar en secreto. Por su parte, Fusako abandona su hogar debido a que su esposo trafica con drogas y no le da una buena vida. De ahí su regreso con sus dos hijas al hogar paterno.
Estamos en Japón, después de la Segunda Guerra Mundial. Muchas familias han quedado sin la presencia masculina debido al conflicto, por lo que muchas viudas han buscado una forma de sostener sus hogares teniendo amantes. Los jóvenes sobrevivientes han perdido toda su sensibilidad. En los periódicos se habla de la gran cantidad de mujeres que están abortando. Este es el escenario en que se mueven los pensamientos y actuaciones de Shingo, un hombre que a su edad disfruta con cada pequeña cosa que le brinda la vida y tiene una mente tan amplia que le permite imaginarse enamoramientos con su secretaria y la esposa de hijo, pero a la vez ser tan terrenal que en medio de lo que creen los demás que es senilidad, es el único capaz de afrontar la problemática de su familia de una manera real, sin buscar ningún tipo de escapatoria.
La sencillez de esta novela radica no solo en su facilidad de lectura. Está basada en la manera en que su protagonista enfrenta sus últimos años de vida, con una tranquilidad absoluta, extasiándose y disfrutando con cada cosa que ve, permitiéndose recordar y sentir tanto que pueden escuchar el llamado que le hacen sus ancestros por medio del rumor de la montaña.