El libertino. Director: Laurence Dunmore. Reparto: Johnny Depp, Samantha Morton, John Malkovich, Rosamund Pike, Kelly Reilly, Tom Hollander, Johnny Vegas, Jack Davenport. Género: Drama. Duración: 114 min. Año: 2005.

La amenaza es que John Wilmot no nos va a gustar, así lo sentencia el personaje y lo reafirma: “no quiero gustarles”. El problema es que al final gusta, claro que deja uno que otro sin sabor.

Esta cinta nos cuenta la historia de John Wilmot, segundo conde de Rochester, amigo y confidente del rey Carlos II de Inglaterra. Era un poeta, dramaturgo, mujeriego y hedonista que se convirtió en una figura influyente en el siglo XVII. Está basada en una obra de teatro escrita en 1994 por Stephen Jeffreys que muestra desde el esplendor del artista hasta su decadencia y muerte debido a la sífilis.

Las actuaciones son destacadas: como siempre Johnny Depp en un personaje bien preparado, estudiado, mostrando elocuentemente cómo se va consumiendo la vida de Wilmot; también vemos a John Malcovich sin parecer él mismo, es decir, sin esos dejos y mañas que ha tenido en casi todas sus actuaciones, sin querer decir con esto que sea un mal actor. Igualmente hay momentos en que los diálogos adquieren una brillantez y calidad teatral que hacen pensar en una tragedia de Shakespeare.

Sin embargo la historia se queda corta pues, la verdad, de libertinaje no se ve mucho. Vemos, por el contrario al contrario, a un Wilmot en dos relaciones extramaritales y no como se indica en sus biografías, que no hacía diferenciación al momento de sus encuentros sexuales.

De cualquier forma, “El libertino” consigue gustar así el segundo conde no tenga la más mínima intención de hacerlo.

Los dejo con estos versos de Wilmot:

«Que me den salud, riqueza, vino y alegría / y si el revoltoso amor os asedia / conozco a un hermoso paje / que al caso es mejor que cuarenta fregonas».